La desodorización de los aceites vegetales es un proceso químico que consiste en someter el aceite a altas temperaturas que llegan a alcanzar los 200ºC durante 30 – 60 minutos, mediante la introducción de vapor de agua para eliminar el olor.

Los aceites vegetales como el aceite de argán o el aceite de rosa mosqueta obtenidos por primera presión en frío, se caracterizan por su alto contenido en ácidos grasos insaturados (ácido oleico y ácido linoleico) y vitamina E. Estos componentes  si se someten a altas temperaturas, se alteran.

Los aceites vegetales presentan un olor característico a la semilla de la que proceden, y el objetivo de la desodorización es enmascarar algún defecto.

En el caso del aceite de argán, cuando las nueces son ingeridas por las cabras que posteriormente vomitan o defecan, si se utilizan para obtener el aceite, el resultado es un aceite con olor caprino. La desodorización en este caso además de eliminar este mal olor destruye parte de los ácidos grasos esenciales (componente mayoritario y con más beneficios para la piel). El aceite obtenido es de muy mala calidad.

Sin embargo cuando el aceite se extrae de semillas seleccionadas que no han sido ingeridas por cabras, obtenemos un aceite de argán 100% puro y que mantiene todas sus propiedades tal como su nombre indica “oro líquido de Marruecos”.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Subscríbete a nuestra newsletter

  • Cupón 15% de descuento en compra online
  • Noticias sobre el cuidado y belleza
  • Últimas novedades