Las quemaduras son lesiones en la piel producidas por contacto prolongado con una fuente de calor, productos químicos o irradiaciones.

La gravedad de la lesión va en función del área de extensión de la lesión, profundidad y localización.

Las quemaduras según su profundidad se pueden clasificar en:

Quemaduras de primer grado: epidérmica (afecta a la epidermis), no suelen ser dolorosas y existe una mínima destrucción de las capas externas de la dermis.

Quemaduras de segundo grado: dérmica (afecta a la dermis), se caracterizan por ampollas muy dolorosas al tacto.

Quemaduras de tercer grado: subdérmica, necesita tratamiento quirúrgico.

A continuación os proporciono fotos de una quemadura diagnosticada por el médico como quemadura de segundo grado, en el antebrazo producida por contacto con aceite caliente.

 

Tras cinco días de curas diarias con antibióticos locales este es el aspecto que presentaba la quemadura.

quemadura

Y tras la aplicación diaria de aceite de argán 100% puro, cuatro veces al día os mostramos la evolución de la quemadura en intervalos de cinco días.

quemadura_1quemadura_2

El aceite de argán acelera el proceso de cicatrización y regeneración de la piel evitando la formación de costras y reduciendo al máximo el riesgo de cicatrices por su alto contenido en ácido linoleico, que ayuda a la cicatrización de las heridas al mismo tiempo que hidrata y proporciona elasticidad a la piel.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Subscríbete a nuestra newsletter

  • Cupón 15% de descuento en compra online
  • Noticias sobre el cuidado y belleza
  • Últimas novedades