En posts anteriores os he hablado de las propiedades reparadoras, regeneradoras y nutritivas del aceite de argán y de su uso para tratar las cicatrices, para mejorar el aspecto de las estrías, etc.

En el post de hoy os quiero hablar de los beneficios del aceite de argán para la piel y el cabello en verano tanto antes como después de la exposición solar.

La exposición al sol tiene indudables efectos beneficiosos, cuando es una exposición moderada y controlada estimula la circulación sanguínea, aumenta la formación de hemoglobina, tiene acción antirraquítica al producir Vitamina D, también ayuda a mejorar el aspecto de la piel en ciertas enfermedades como la psoriasis.

Por otra parta esta exposición al sol puede resultar perjudicial dependiendo de factores como la duración, frecuencia, así como la mayor o menor sensibilidad de la persona.

Los efectos inmediatos que se aprecian en la piel son aparición de eritema o enrojecimiento de la piel como respuesta para protegerse de la radiación solar.

Antes de hablar de los beneficios del aceite de argán, me parece interesante repasar y aclarar algunos conceptos sobre la radiación solar.

La radiación solar que nos llega a la tierra está compuesta por:

  • Radiación infrarroja.
  • Radiación visible.
  • Radiación ultravioleta ( UVA, UVB, UVC)

La radiación infrarroja y visible producen un enrojecimiento que disminuye al final de la exposición.

UVC esta radiación es filtrada por la capa de ozono de la atmósfera.

UVB esta radiación penetra poco en la piel, aun así es la responsable del enrojecimiento de la piel y a largo plazo responsable del cáncer de piel.

UVA esta radiación penetra más profundamente en la piel y es la responsable del envejecimiento por modificación de las fibras elásticas.

Para proteger la piel de los efectos nocivos del sol es importante el uso de protectores solares cuya función es absorber o reflejar la radiación ultravioleta.

Recomendación Sehaqui:

Antes de la exposición solar aplicar aceite de argán 100% puro en cuerpo y cabello y a continuación el fotoprotector.

El aceite de argán nutre la piel en profundidad evitando la sequedad y proporcionando elasticidad para prevenir el envejecimiento. Su alto contenido en vitamina E previene los radicales libres actuando como un potente antioxidante.

Hace décadas los primeros filtros solares usados eran aceites vegetales (filtros biológicos) por su alto porcentaje de absorción de la radiación ultravioleta.

El aceite de argán contiene carotenoides de los que el 50% son betacarotenos precursores de la vitamina A, ayudan a reducir el daño solar, aumentan la resistencia a las quemaduras y hacen que el bronceado sea más uniforme y duradero.

En cuanto a su uso en el cabello, el aceite de argán envuelve la fibra capilar protegiéndola de los efectos nocivos de la radiación y proporcionándole brillo, resistencia y suavidad al tacto.

Después de la exposición solar destacamos el efecto calmante inmediato del aceite de argán y su poder reparador, gracias a su contenido en ácidos grasos esenciales (45% ácido oleico y 35% ácido linoleico). Se recomienda su uso después de la ducha en todo el cuerpo con un suave masaje hasta total absorción. Hay que destacar que se absorbe rápidamente y no mancha la ropa.

Si quieres un moreno uniforme, duradero, con un tono dorado irresistible y una piel protegida del envejecimiento, no dudes en incluir el aceite de argán en tu ritual de belleza veraniego.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Subscríbete a nuestra newsletter

  • Cupón 15% de descuento en compra online
  • Noticias sobre el cuidado y belleza
  • Últimas novedades